Llega el buen tiempo y con él los días calurosos, los planes de vacaciones y, ¿cómo no? Las piscinas. ¿Sabes que todavía estás a tiempo de instalar una piscina prefabricada? Te contamos todo lo que necesitas saber para disfrutar de ellas este verano.

En Montajes Mayayo te traemos una guía para conocer las claves que hay que tener en cuenta a la hora de pensar en instalar una en nuestro jardín o huerta. Estas siempre aparecen para refrescarnos en días soleados, para divertirnos con los hijos o los amigos o simplemente como lugar de descanso y relajación, pero… también nos pueden dar quebraderos de cabeza si no sabemos cuál elegir.

¿Qué son las piscinas prefabricadas?

Las piscinas prefabricadas son aquellas que ya están construidas previamente, por lo que no necesitan mayor obra que la de preparación del terreno, ajustes del suelo e instalación para poder disfrutar de ellas.

Debido a que están previamente diseñadas, ofrecen un gran ahorro en tiempo y dinero con respecto a las de obra, quedando un resultado muy similar, pues ambas quedan al nivel del suelo.

¿Por qué elegir una piscina prefabricada?

Las piscinas prefabricadas ofrecen muchas ventajas a la hora de la compra, la colocación y la modificación. Al estar ya elaboradas, los costes de diseño y de construcción se reducen mucho y con ellos, también los el tiempo de adquisición. Por otra parte, sus paredes son mucho más suaves que las de una piscina de obra, lo que resulta en menos arañazos y raspones. Además, las piscinas prefabricadas son menos propensas a acumular moho y su construcción previa permite reubicarlas después de instaladas e incluso añadir accesorios como toboganes o cascadas.

¿Qué debería saber antes de instalar una piscina prefabricada?

Las piscinas prefabricadas se componen de material desmontable y se pueden insertar en el terreno de forma más sencilla. Sin embargo, al suponer una alteración en el nivel del suelo es necesario solicitar una licencia de obra ante la Administración y los pertinentes permisos.

En Mayayo estamos especializados en estos procedimientos, así como en preparar presupuestos adecuados a la situación del emplazamiento de cada piscina en donde hay que tener en cuenta no solo el asesoramiento sobre la ubicación (para aprovechar las horas de luz, evitar acumular suciedad…), sino el tipo de terreno o la facilidad del acceso de la maquinaria necesaria para la instalación.

¿Qué tipo de piscina escoger?

Existen dos tipos de piscinas prefabricadas: las de poliéster y fibra y las de acero y liner. Las primeras son una estructura de una sola pieza y las segundas están compuestas por paneles que se ensamblan entre sí y luego se recubren de lámina armada.

En la comparativa, las piscinas de poliéster son mucho más fáciles de instalar, puesto que al ser una sola pieza todo es mucho más simple. Esto también contribuye a que sean muy resistentes frente a las inclemencias temporales, duraderas y sencillas de limpiar.

Nuestra recomendación

Las opciones a la hora de elegir una piscina son muchas y variadas, pero ¿cuál es nuestra recomendación? Sin duda, la piscina prefabricada de poliéster, pues consideramos que es la opción más sencilla, más económica y con más posibilidades de personalización (colores, formas, accesorios…).

Nosotros la utilizamos en muchos de nuestros trabajos, especialmente las piscinas de poliéster de Fiberpool, con las que colaboramos. Por ello, si crees que encaja en lo que buscas para ti y los tuyos, no dudes en contactarnos y nosotros nos encargamos de todo por ti.

 

Finalmente, son muchas las cosas que debemos tener en cuenta a la hora de escoger la piscina perfecta: tamaño, localización, tipo, material… Esto hace que sea una decisión difícil. Esperamos que este post te haya ayudado a escoger tu piscina ideal, pero si aún tienes alguna duda, no dudes en preguntarnos.

¡Hasta la próxima!